Pasión y creer en uno mismo, parte de la receta.

Actualizado: jul 23

El esfuerzo, la fuerza de voluntad, la constancia y el método de entrenamiento juegan un papel primordial a la hora de obtener resultados; pero la pasión, la entrega y el creer en uno mismo forman parte de la receta.

Para alcanzar los objetivos planteados, la armonía es necesaria. Se requiere que tanto padres como entrenador se encuentran en la misma sintonía y que cada quien asuma las responsabilidades correspondientes. En lo que respecta al entrenamiento y la parte técnica, es el entrenador quien se encarga de esto. Es un equipo en el que tanto padres como entrenador debemos creer que ellos pueden lograrlo. No debe caber la duda en nosotros para que en ellos tampoco exista.

Todos queremos que nuestros hijos o alumnos se alcen con la victoria y consigan el éxito. Sin embargo, debemos permitirnos deshacernos de nuestras ambiciones personales y brindarles la libertad para que ellos encuentren su camino, que cometan sus errores pero estar cerca de ellos cada vez que nos necesiten.

Recuerden que el entrenador/profesor del deporte, disciplina, materia en la que se estén desempeñando sólo los acompañará durante su enseñanza, sin embargo, quienes estarán siempre con ellos es usted Padre de Familia. Debe, entonces, cuestionarse qué es lo importante a desarrollar: un aprendizaje o un lugar en el pódium a toda costa.


El entrenamiento deportivo para el desarrollo personal

El entrenamiento deportivo, tiene como misión, la formación multilateral de las personas, desde el punto de vista físico/funcional, motriz, psicológico, cognitivo y moral; por lo que desde un enfoque pedagógico, el director técnico tiene que lograr que todo lo ejecutado esté al servicio del deportista y no al revés, el deportista al servicio del deporte. Él debe apreciar que no es el movimiento (en cuanto a la técnica deportiva), ni el resultado, lo que ocupa el lugar central, sino el ser que lo ejerce, que realiza la actividad planeada. Así que este proceso debe permitir el mayor desarrollo de las aptitudes motrices y psicomotrices, así como, el desarrollo de los aspectos cognitivos, afectivos y sociales de su personalidad y carácter.

Sin duda este proceso tan complejo debe ser cuidadosamente planificado y ejecutado, siendo sólo posible si existe una persona que tenga conocimientos sobre el proceso, que sepa hacer bien las cosas con disposición y responsabilidad y que tenga las competencias requeridas. El director técnico deportivo, es quien asume la tarea de detectar y corregir de manera individual y grupal, los problemas no solo técnicos y físicos, sino también los personales, pues el deportista es ante todo, por su condición de ser humano, una persona y no un objeto para cumplir aspiraciones o frustraciones.

Desde un punto de vista pedagógico, las relaciones afectivas forman parte de la construcción social de la personalidad del individuo por medio del proceso de enseñanza-aprendizaje, que sucede en este caso, en el proceso del entrenamiento deportivo. Por lo que no debe dejarse a la espontaneidad, sino regirse por leyes y principios, encaminados a propiciar la asimilación de los conocimientos impartidos, el establecimiento de relaciones interpersonales, y la facilitación de un clima psicológico favorable para el desarrollo de conductas positivas, consiguiendo la transmisión de este tipo de conductas a los demás miembros de la sociedad de una manera exitosa.






52 vistas0 comentarios